¿Te hieren los que más quieres? Cómo afrontarlo?

¿Te hieren los que más quieres? Cómo afrontarlo?


¿Te ha pasado que cuando quieres compartirle un logro a alguien que quieres mucho, el otro, en lugar de alegrarse contigo te responde con indiferencia o con crítica? O ¿ que estás en un momento en que necesitas apoyo emocional, y esta persona te hace comentarios que te hacen sentir peor?

Cuando no aprendes a afrontar esto se puede volver algo delicado porque empiezas a cuestionar tu valor y tu identidad.

Qué tipo de comentarios te hacen?

Minimizando logros o éxitos: ¿ay en serio te pones tan loco con eso? ¡ni que fuera el logro de la vida! ¡cualquiera lo hubiera podido haber hecho!, ¡estás exagerando, no es para tanto!

Critica sin fundamentos: ¡estás mal ! ¡es que te gusta sufrir!, o te hace comparaciones desfavorables: ¿por qué no puedes ser como tu hermano? y todo lo disfrazan diciéndote que es una crítica constructiva, cuando no lo es, es más bien una descalificación , porque la critica constructiva ayuda, se dice con respeto y viene acompañada de ejemplos, en cambio la descalificación busca manipular y controlar la actitud del otro por ejemplo te dice: ¡ya empezaste con tu drama vete a otro lado!

¿Por qué lo hacen?

Por inseguridad personal: proyectan sus propias inseguridades en ti, como una forma de sentirse bien con ellos mismos, porque si te dicen a tí que eres un miedoso o malgeniado, entonces el miedo, el enojo no está en ellos, sino en otra persona, a la que critican, o sea tú.

Deseo de control: la crítica es una forma de mantener al otro en un estado de sumisión o dependencia emocional, por ejemplo cuando te dicen: ¡tu no sabes nada!, ¡siempre te equivocas, si no es por mi no sales adelante! ¡menos mal me tienes a mí o si no imagínate cómo sería todo! https://mcpsicologia.com/conoces-a-alguien-que-quiere-tener-la-razon-en-todo/

La envidia: cuando alguien no logra alcanzar lo que tu estás alcanzando , tienen en su cabeza, que si no pueden tener lo que tu tienes, ¡entonces tampoco quieren que tu lo tengas! y mucho menos que lo disfrutes, entonces te dicen: !¡ay tan exagerado! ¡ni que te hubieras ganado el premio nobel!, o ¡ay si ya te casaste no hagas tanto escándalo!, igual la gran mayoría se divorcia!, o ¡que bonito tu carro! pero cuídalo! ¡no sea que te lo vayan a robar!

Crear dependencia: el descalificarte es para hacerte sentir que no eres suficiente  o que necesitas de la aprobación para ser una persona válida, pues buscan que no te vayas a alejar de ellos, es como algo que suena así: “porque veo que necesitas que yo te de el visto bueno, porque si no te lo doy, entonces no estás bien”, “entonces necesitas de mi opinión”, así que terminas tu consultándole a tus papás por ejemplo, a dónde vas a viajar, con quién te vas a casar, y lo más grave es que muchas veces no te das cuenta de lo que están haciendo, porque su comportamiento se disfraza de amor o cuidado pero en realidad es manipulación emocional. https://mcpsicologia.com/relaciones-de-espanto-2/

Falta de habilidades de comunicación: ocurre cuando la persona no es que quiera manipularte ni hacerte daño, sino que no es consciente del impacto de sus palabras, claro esto no es excusa para hacerlo.

De forma tal, que si tu sufres de una gran necesidad de aprobación y encima te encuentras con alguien muy descalificador , es la tormenta perfecta para crear un circulo emocional destructivo, porque por un lado, la persona con necesidad de aprobación va sintiendo como su autoestima se erosiona, se vuelve frágil , lo que aumenta a su vez una gran necesidad de buscar mas aceptación y aprobación del descalificador , que nunca lo va a hacer, por el contrario, lo seguirá descalificando cada vez más, entonces es cuando empiezas a alejarte de otras personas y oportunidades que sí podrían beneficiarte mucho, simplemente porque tu mundo emocional gira alrededor de una persona  que constantemente te descalifica. https://mcpsicologia.com/detox-de-relaciones-toxicas/

¿Qué hacer?

Autoevaluación realista: aprende a evaluar tus propios logros y fracasos de manera objetiva, ser tu tu propio jurado te va a ayudar a tener muy claro tu valía,  y no vas a depender del juicio de los demás. No se trata de que no pidas consejo u opinión, sino que sea solo eso, una opinión, pero no una sentencia o veredicto acerca de lo que haces o no haces o piensas hacer. Porque te acostumbras a que la decisión final la tomas tu.

Desarrolla habilidades de asertividad: expresa tus necesidades de forma clara y respetuosa, y establece tus límites, porque ponerlos es la mejor herramienta para evitar descalificaciones,  tu le puedes agradecer a la otra persona su opinión y podrás estar de acuerdo o no con ella, pero no tienes ni que convencer ni dejarte convencer de que tienes la razón.

Establece una red de apoyo: cultiva relaciones que te hagan sentir valorado y  respetado y que hagan contrapeso a la descalificación, busca personas que te apoyen en lugar de minimizarte, para que hagas un contrapeso a las críticas descalificadoras del otro.

Reevalúa la fuente de aprobación: esa persona que te descalifica opina, pero esa persona sabe? Sabe lo que tu necesitas? Sabe lo que va a pasar en el futuro? Nadie mejor que tu sabe lo que quieres , lo que no quieres, lo que deseas y lo que te asusta. Entiende que es solo su opinión, su perspectiva, pero no la verdad absoluta.. Además, si hay una descalificación constante por parte de ese otro que dice quererte tanto, y que ante todo lo que hagas o no hagas te dice que está mal.. ¿no sería entonces mejor que hicieras lo que tu quieres finalmente?

Autonomía emocional: busca ir rompiendo con la necesidad emocional de aprobación de esa persona en particular, de tal forma que tu bienestar emocional no dependa de la validación externa sino de un sentido de valía interno.

Se requiere esfuerzo, perseverancia y un cambio en la dinámica de las relaciones, sin embargo con  el enfoque adecuado es posible lograrlo!

Lo cierto es que al descalificar a alguien, estamos afirmando algo sobre nuestros propios miedos e inseguridades y deseo de control. Al final cada relación es un espejo que nos da la oportunidad de mirarnos a nosotros mismos desde otra perspectiva.