Comes con ansiedad?


Es una realidad que día a día las tasas de muerte por obesidad han aumentado, países como EE.UU y México lideran casi siempre las listas, y Colombia no se está quedando atrás. La obesidad es la verdadera pandemia que vivimos desde hace muchos años pero la hemos ignorado, porque en cierta forma es aceptada socialmente, el que come mucho o está en sobrepeso se le etiqueta como el “gordito”, hay burlas, pero se queda ahí, se acepta y ya, se ha normalizado.  

¿Pero de donde viene el sobrepeso? Por qué a las personas les cuesta tanto adelgazar y mantener un peso saludable?. Descartando primero ciertas condiciones físicas relacionadas por ejemplo con causas hormonales, hay un componente que rara vez se toma en cuenta y es el emocional. Muchas personas comen por ansiedad, o porque se sienten aburridas, tristes, incluso felices, y esto es porque no nos han enseñado a lidiar con estas emociones, sobre todo las desagradables. 

Desde niños nos dicen: ¿estas triste? ¡Ven te compro un helado y ya te vas sentir bien!, pero ¿cuál es el mensaje para el niño? Que las emociones desagradables son muy feas, mejor no sentirlas, hay que callarlas y la forma más efectiva es a través de la comida, en lugar de permitirle sentirse mal, enseñarle que puede que la sensación sea dolorosa, pero va a pasar y enseñarle a lidiar con esas emociones, desde otros caminos diferentes a la comida.

Así que este niño cuando crece y es adulto cuando pase por un mal momento ¿a donde va ir? ¡A la comida! Fue lo que aprendió. En el caso de la alegría es igual, ya que alguien cumple años y lo primero que pensamos es en regalar comida, en celebrar, pero con comida, y no recurrimos a otras formas distintas de celebrar, le damos a la comida todo el protagonismo, casi que le idealizamos y cuando idealizamos algo de inmediato nosotros nos minimizamos. 

Otro factor es que estamos en un ambiente totalmente obesogénico , hoy en día sales a la calle y encuentras una variedad inimaginable de oferta gastronómica, antes no era así, antiguamente a duras penas había un restaurante cerca, y cocinábamos más en casa. Los restaurantes eran para fechas súper especiales. Y con la llegada de las aplicaciones de comida pues el reto ha sido más fuerte, tienes comida disponible las 24 horas, cuando quieras, como quieras, te la llevan a tu casa. 

¿Qué hacer para no comer por ansiedad comer basados en las emociones? 

  • Cuando tengas algún antojo pregúntate si tienes hambre física realmente o es ganas de comer, son muy distintas. Cuando tengo hambre de verdad, ¡como lo que sea! Pero cuando es hambre emocional esta viene caracterizada por un antojo muy específico por ejemplo: quiero papas fritas/helado/pan. https://mcpsicologia.com/banda-gastrica-virtual/
  • Pregúntate qué es lo que en verdad necesitas, muchas veces el hambre es una falsa alarma y es una señal por ejemplo de sueño o de sed, cuando el cuerpo esta deshidratado envía una señal de hambre, que desaparece cuando tomas agua, o duermes y pasa igual cuando despiertas se ha ido el hambre.  También conviene indagar en necesidades psicológicas, ¿necesito hablar con alguien? Necesito un abrazo? Necesito diversión? Suele pasar que como no nos hacemos estas preguntas, callamos las necesidades emocionales y llenamos los vacíos con comida, así que nos volvemos desnutridos emocionales. 
  • Identifica cuáles son los detonantes para pensar en comida, cuando ya has comido lo suficiente y estás bien, piensa qué situaciones, personas detonan las ganas de comer de mas, hay personas por ejemplo que son muy tímidas y en una reunión social, se dedican solo a comer como una forma de evitar que otros les hablen ya que los ven ocupados comiendo y no les hablan para no interrumpir.https://mcpsicologia.com/cuanto-esta-pesando-tu-imagen/ 
  • Cuando sientas alguna emoción desagradable como miedo tristeza o rabia intenta no recurrir a la comida, permítete sentir esa emoción antes de callarla con comida, a mis pacientes les suelo dar siempre esta instrucción: “espera 15 minutos” , que es detenerse por ese tiempo y concentrarse en la emoción del momento, dónde la siente, cómo se siente, que información tiene para la persona esa emoción, cuándo fue la última vez que se sintió así , esto les va enseñando a lidiar con la emoción, a no callarla, y pasado ese tiempo si todavía quieren comer, lo hacen, pero ya por lo menos estamos creando un espacio personal de autocontrol que antes no existía, y el hacer esto de forma consistente va arrojando resultados cada vez mejores de autogestión. https://mcpsicologia.com/testimonios/
  • Modera el consumo de redes sociales relacionadas con comida, ya que tenemos el propósito de adelgazar, pero seguimos todas las cuentas posibles de comida, restaurantes y no exactamente de comida sana, ignorando que la gran mayoría de personas comemos por los ojos, sobre todo cuando vemos que la comida se ve linda servida, colorida, es agradable, así que ver este contenido en redes sociales va a hacer que queramos comer eso que vemos y genera hambre visual que luego nos pasa factura en la pesa. 

Finalmente recuerda: “Aprender a comer es un arte, que realmente no nos enseñan desde pequeños, porque nos enseñaron primero a leer y escribir, pero no a comer” y la reducción de peso no es resultado de un numero en la pesa sino de un cambio en la conciencia. 

Contáctanos

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

(+57) 3128715969

contactomcpsicologia@gmail.com

Cali, Colombia.

Enlaces de Interés

© 2000-2024 . All Rights Reserved.